19 may. 2010

La justicia española condena a una víctima a indemnizar con 300.000€ a la familia del delincuente


El mundo al revés del que siempre hace buena gala nuestra “justicia”, no ha dudado en condenar a pagar 300.000 euros a un empresario al que intentaron atracar en su casa, y que en defensa propia mató a uno de los ladrones.

La fiscalía tan condescendiente con asesinos, violadores y terroristas, como hemos podido comprobar en más de una ocasión, en esta  pedía en principio una pena de prisión de 7 años para Joaquín R.S, por el “grave” delito cometido por el empresario, que se defendió  en su casa después de ser sorprendido por tres individuos que evidentemente no tenían buenas intenciones, y que por supuesto habían forzado la puerta de la finca para entrar  en ella.

Por todos son conocidas las noticias de atracos y secuestros a joyeros, constructores y familias  en sus domicilios y negocios,  y también sabemos que muchos de ellos han terminado en asesinato, violaciones y  salvajes agresiones. Pero la fiscalía ajena a la realidad e instalada en la absurdez de lo políticamente correcto, ha tenido la “deferencia” de perdonarle a este empresario los siete años de prisión que pedía en un principio, a cambio de premiar a la familia de  Ramón Jiménez Bruno, ladrón del que por las circunstancias desconocemos si su delito se hubiese limitado solo a eso, o habría que haberle sumado el de asesinato de haber podido consumar sus planes.

Sentencias como estas son las que hacen que uno vomite a la hora de hablar de justicia en este país, además de que no pase por alto el tipo de gentuza que cohabita con nosotros, capaces de denunciar y exigir dinero a la víctima, por proceder con el derecho de defender su vida y su patrimonio, cosa normal en cualquier país que no está instaurado en la gilipollez más absoluta y repugnante.

Siento ser tan claro, pero solo puedo desear que los familiares del ladrón  terminen gastándose los 300.000 euros en medicamentos. Pueden estar orgullosos de que la “justicia” española no haya dudado en consumar el robo que comenzó su familiar.


Rebélate y firma contra la subida del IVA

Recibe estos artículos


Blogalaxia:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Technorati:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , agregaX:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

12 que opinaron, anímate:

Javier Tellagorri on 19 de mayo de 2010, 9:09 dijo...

Como bien dices estamos en el país de los sinrazón y de los postmodernos, esos que creen que el Derecho Romano y el sajón son anticuallas, que lo válido es el Derecho que se inventan entre la Bibiana y el Garzón o el Pedraz.

alastaroth on 19 de mayo de 2010, 9:28 dijo...

Hace tiempo leí una columna de Arturo Perez Reverte relatando un hipotético robo en su casa, y pensando de la que iba a la entrada a ver quién era cómo debería de actuar para, en el caso de que tuviera que defenderse, no hacer nada que hiciera que la justicia española se volviera contra él.

Cuando lo leí, me pareció que exageraba. Ya vemos que no.

Esto es, como bien dices, vomitivo. Desconozco en qué circunstancias el empresario mató al delincuente (no se le puede llamar sólo ladrón, porque no se sabe si iba solo a robar, o también a violar, matar, dar una paliza, secuestrar,...), pero si pedían años de carcel y no se los dieron, es que claramente tuvo que ser en defensa propia, y no a sangre fría.

Pues nada, ya saben ustedes: Si un día se encuentran con ladrones en casa, ofrézcanle un té con pastas, y acto seguido enseñenles la puerta e invítenles a irse. Seguro que todo sale bien. Y si sale mal, qué más da? Mejor violado o medio muerto en un hospital, que entre rejas o arruinado, supongo. Claro que sí.

Brillante tu última sentencia, la cual suscribo. La justicia ha terminado lo que empezó el delincuente. El robo ha sido consumado.

Un saludo.

Javier on 19 de mayo de 2010, 11:38 dijo...

Creo que si los jueces están en esa línea, las indemnizaciones deben correr por cuenta del Estado por ser incapaz de defender convenientemente a sus ciudadanos.

Un abrazo.

aspirante on 19 de mayo de 2010, 11:48 dijo...

De lo leído en varios sitios acerca de esta noticia, deduzco que ni tan siquiera hizo puntería, sino que disparó hacia el lugar de donde procedían los ruidos a ciegas, con más intención de asustar que de herir, no digamos matar, de ahí que se haya podido negociar y la pena se le "reduzca" a la compensación económica y no tenga que entrar en prisión.
Una canallada como otra cualquieera: si este hombre no dispusiera de los 300.000 euros qué pasaría? Unos cuantos años en la cárcel por defenderse.
Alastaroth, para no incomodar a la justicia española si sufres una agresión debes dejarte matar, así de sencillo.

Carlos Fernández Ocón on 19 de mayo de 2010, 18:48 dijo...

Con tu permiso, he enlazado la entrada en una mía ("¿PROGRESISMO=GILIPOLLISMO?"), gracias.
No hará falta que diga lo que opino de 'premiar' al delincuente y castigar a la víctima...

Carlos Fernández Ocón on 19 de mayo de 2010, 18:52 dijo...

JO! que corte, me ha censurado por una palabra fea que había puesto!
Bueno, decía que te he enlazado en una entrada (si no te importa) y que evidentemente lo de premiar al delincuente y castigar a la víctima solo tiene sentido hoy y aquí.

Aguador on 19 de mayo de 2010, 18:54 dijo...

Conexo con el tema que se trata os propongo esta entrada, que a pesar del tiempo que hace que está escrita, sigue estando de actualidad:

http://cantarodelaguador.wordpress.com/2008/02/13/dejen-que-me-defienda-por-favor/

Saludos,
Aguador.

blumun on 19 de mayo de 2010, 19:26 dijo...

En esto USA tiene, a mi entender, más protegido al ciudadano.
Si tu entras sin permiso en casa de otro y te dispara, es allanamiento de morada y no lo castigan, creo.
Una persona tiene todo el derecho del mundo a defenderse y defender su casa.
Y más si se te meten delincuentes.
Este empresario es valenciano, o de Castellón, creo.
En fin, es lo que hay.
Saludos:)

Militos on 19 de mayo de 2010, 22:42 dijo...

¿A qué se llama defensa propia? Yo creo que la justicia más que ciega es tuerta...sólo ve lo que le interesa.
Un beso

Miguel Angel Crespo on 19 de mayo de 2010, 22:53 dijo...

Ya hace tiempo... que un comisario de policia, me dijo... si alguna vez alguien entra en tu casa... y no tienes mas remedio que defenderte, pelege un rarrotazo y lo tiras al rio... y si alguien te pregunta... niegalo todo...

Bien sabia mi amigo, que el denunciar el caso, bien llevaria a una situacion como esta...

Parece de pelicula, pero es la vida misma, mientras siga la politica y la justicia como esta... esto es lo que hay...

Saludos.

Trasmerano on 19 de mayo de 2010, 23:40 dijo...

Es triste pero a este hombre la fiscalia le ha colgado el sambenito por no haber estado listo.
Si se hubiera parado a pensar, nada más disparar y ver lo que había hecho se hubiera bebido una botella de whisky y, solo cuando estuviera bien borracho, habría avisado a la policia.
Y es que en este país se protege más al que mata estando hasta las patas de alcohol o drogas que al que defendiendo su casa actúa de la primera forma que se le ocurre.

Clandestino on 19 de mayo de 2010, 23:59 dijo...

¿La Justicia?

Lamento contradecirte Caballero, pero La Justicia no tiene nada que ver con este atropello, aunque se haya cometido en su nombre. No confundir La Justicia con la'administración de justicia'.

Lo peor de esto es que el atropello genera jurisprudencia, si no es tumbado en las sucesivas apelaciones que supongo harán efectivas las víctimas.

Sería muy peligroso un precedente jurídico de esta índole, promoviendo e incentivando bajo el amparo del estado, el atraco a mano armada en cualquier domicilio, incluidos el apaleamiento, la violación y el ultraje de sus moradores, en sí mismos crímenes intolerables.

Pero lo que este estado de zp pretende con esta sentencia 'ejemplar', es extirpar de raiz cualquier atisbo de legalidad al derecho más antiguo que asiste a pueblos y personas, como es el derecho a ejercer la legítima defensa.

Obsérvese que esta sentencia sucede al panfleto represivo de los caciques FEMP, donde a la represión recaudatoria, se suma la represión política, recuperando la vieja ley franquista que prohibe la reunión de un determinado número de personas, en evitación de las previsibles manifestaciones masivas espontáneas de ciudadanos, contra los fueras de la ley acantonados en las instituciones del estado y sobre todo las municipales, que son las que padecen más a menudo, y las que tenemos más a mano.

Simplemente el hampa se colegea y autoprotege, el de dentro y el de fuera del estado, poniendo al estado contra sus víctimas comunes.

Ahora con su juez alado, del faisán, en el TPI, cobran nuevos bríos nutriendo y ampliando su impunidad ante la justicia Española, a la internacional, convencidos de que su faisanero los librará del Trubunal de La Haya, al que tarde más o tarde menos, terminarán recalando.

Saben que son carne de mazmorra. Todos sus movimientos van orientados a procurarse blindaje legal, sentando jurisprudencias sobre los delitos de sus colegas callejeros.

Ese amasijo repugnante y nauseabundo, es nuestro futuro inmediato totalmente a expensas de esta tropa y con el estado que pagamos para que nos libre de ellos, en sus manos.

Ver entradas antiguas

 

Guardacostas de Galicia

Premios y galardones

Caballero ZP Copyright © 2007 / Plantilla diseñada por Blogger Template y Modificada por Caballero ZP