26 feb. 2009

Denunciamos la formación profesional de Castilla y León


No quería dejar pasar la ocasión de reproducir un texto de mi querido amigo Jesus Salamanca, en el que nos cuenta lo que está pasando con la Formación Profesional en Castilla y León. Es importante que todos conozcamos que ocurre con la educación en las diferentes Comunidades Autónomas:



Desde hace años venimos denunciando que la formación profesional no se adapta a las necesidades del mercado. Incluso en comunidades como Castilla y León existe un fuerte divorcio entre la realidad y la nefasta planificación; de ahí las constantes demandas al presidente de la Junta de Castilla y León y al Consejero de Educación para que haga efectivo el cese del director general de formación profesional en la comunidad, don Marino Arranz Boal. Un director excesivamente apoltronado y demasiado mayor para afrontar los retos del futuro. Nadie entiende que a estas alturas no le haya reemplazado su mano derecha y cabeza pensante, María Eugenia Pascual.

Actualmente existe una necesidad imperiosa como es la obligación de un acuerdo, consenso o compromiso de Estado para prestigiar la formación profesional. Aquí deben de ‘mojarse’ el Estado y las comunidades autónomas, pues se ha demostrado que cada comunidad autónoma funciona al estilo de Doroteo Arango (Pancho Villa); es decir, cada cual va a su aire, sin coordinación, sin credibilidad, con formatos anclados en el pasados, sin perspectiva y mirándose el ombligo.

Cada vez es mayor la normativa que se aleja de la realidad, sobre todo en comunidades como Castilla y León, Rioja, Madrid y Murcia. Son incapaces de mirar hacia comunidades como Navarra, donde la FP lleva varios años de adelanto; incluso, podían hacerlo hacia el País Vasco, referencia franquista de la promoción profesional obrera y de la actual formación profesional, con algunos fallos, pero con muchos aciertos.

A mayor conservadurismo, mayor insatisfacción y menor compromiso. Es curioso, pero en las comunidades donde el PP goza de mayor influencia, es mayor la insatisfacción y menor el compromiso. Algunas direcciones generales de formación profesional siguen ancladas en el pasado y sus directores generales apoltronados, desorientados, inutilizados y fuera de juego.

Nunca el PP hizo tanto daño a la formación profesional como ahora; de ahí que cientos de profesional hayan cogido el toro por los cuernos, como en Castilla, y pidan el cese ‘ipso facto’ del director general. Es la gran evaluación de Juan Vicente Herrera que, dicho sea de paso, suspenderá como es habitual.

A muchas comunidades se les ha ido de las manos el futuro y han amarrado el pasado demasiado tarde. Y si a ello añadimos que en algunas comunidades no interesa la FP, sabedores que forman a la juventud para beneficio de otras comunidades, estamos ante la vulgaridad, el desconcierto permanente, el caos y el interesado abuso, además del desprecio a las familias y al propio alumnado.

En comunidades como Castilla y León es difícil hacer frente a la competencia internacional, dado el desfase de la formación profesional con respecto a otras comunidades y a los países de nuestro entorno. Cada vez más los programas que se planifican van a la cola de las necesidades y las tres modalidades de FP están descoordinadas. Prueba de ello es que el paro crece y crece como el desgaste de las pilas Duracel, aunque desde la dirección general de FP se sigan aportando los mismo datos que en el año 2001.

Uno de los factores más problemáticos ha sido el mantenimiento del director general durante casi doce años, lo que demuestra que el presidente de la comunidad no llega a donde debería y sus ‘huestes’ le siguen engañando. Lo mismo da que sea en educación, agricultura, fomento, cultura o hacienda. En este caso no podemos decir que la constancia sea el fondo del acierto, como decía Balzac.

El pobre ‘Juanvi’ ni es rey, ni manda, ni gobierna, ni se entera de lo que vale un peine. Decía Goethe que la actividad es lo que hace fuerte al hombre; pues a ‘Juanvi’ Herrera ni le hace fuerte, ni le reconstituye ni le alienta.

Castilla se hunde y puede cerrar sus puertas en cualquier momento, de la misma forma que León intenta subsistir, pero la Junta de Castilla y León le atraganta de conservadurismo y le ahoga el progreso. Castilla se muere, porque cada vez tiene menos vida; de ahí la confusión del pensamiento de Roa Bastos en este punto, al incidir en que no se ha sabido nunca si la vida es lo que se vive o lo que se muere. Y Castilla se muere con Juan Vicente Herrera.

Jesús Salamanca Alonso



Photobucket


4 que opinaron, anímate:

Eleonora on 26 de febrero de 2009, 23:41 dijo...

La enseñanza al estar en manos taifeñas están todas a la deriva.
No tengo que añadir mucho a este post de Salamanca. Dice verdades como puños.
Es una vergüenza que asuntos tan importantes como la enseñanza estén en manos de lugarestenientes de la taifa que sea.
Una de las razones por las que no seamos competitivos y en general los españoles andemos siempre a la greña unos con otrs se debe a esto.

Así que excelente entrada y prosigamos que yo me tengo que ir al curro ahora mismo.

Saludos.

Jesaal on 27 de febrero de 2009, 0:16 dijo...

Estimado amigo, te agradezco que difundas una verdad tan extendida, aunque los políticos de Castilla y León miran para otro lado.
Lo grave del caso es que al no haber oposición en las Cortes de la comunidad, ¡Juanvi' y sus secuaces campan a sus anchas y sin nadie que les controle.
Castilla se hunde y León lleva peor camino. Nuestros universitarios se van de la comunidad. Formamos para que otros aprovechen esa. Aquí no se invierte. Aquí se maltrata la calidad educativa. Aquí se desprecia y no se entiende la I+D+i. Aquí se pasan el día entre vinos, canapés y celebraciones. Copa va y copa viene. Donde no hay canapes, no va a inaugurar Juan Vicente.
Cualquier día cierra esta comunidad autónoma. Cada vez estoy más convencido que la educación no debe transferirse.
El Estado debe recoger las competencias educativas. Hay muchas otras comunidades que están haciendo de la educación la bandera de su existencia.
Un ejemplo: alumno de 20 años, procedente de Cataluña, que quiere cursar secundaria en educación de adultos en una provincia de Castilla. Presenta su expediente en el centro. El curriculum no tiene nada que ver con el de Castilla y León. Se le manda a la Consejería de educación y allí se lavan las manos. Todos se esconden para no asumir responsabilidades. El expediente está en catalán y nadie lo entiende (o eso dicen). Resultado: se cierra el plazo de matrícula en los centros de adultos y el alumno se queda sin matricular. Se le remite de nuevo a Cataluña para que le hagan un cetrificado en cristiano entendible. El alumno jura y vota contra Castilla y contra Cataluña. se convalidan estudios con casi todos países de hispanoamérica, pero no se pueden convalidad con los de Cataluña. ¿No lo creen? Tengo muchas más pruebas que les iré contando. Unos por otros, la casa sin barrer. ¡Estamos ante un brutal descojono!, con perdón.
El que quiera entender que entienda.

Jesaal on 27 de febrero de 2009, 0:17 dijo...

Rectifico: debe decir "...no se pueden convalidar con los de Cataluña".

Mª Ángeles on 27 de febrero de 2009, 16:34 dijo...

Cuando los culos empiezan a encontrar acomodo en los asientos malo, malo.
Entre este asunto y la epc, acabaremos siendo analfabetos todos.
Saludos y saludos a Jesaal por este post

Ver entradas antiguas

 

Guardacostas de Galicia

Premios y galardones

Caballero ZP Copyright © 2007 / Plantilla diseñada por Blogger Template y Modificada por Caballero ZP