26 dic. 2010

La afilada navaja de Ockham II ya a la venta en El Corte Inglés


Como ya había anunciado cuando presentamos - La afilada navaja de Ockham II, usar el sentido común ante la evidencia criminal -, nada más que conociésemos los puntos de venta del libro os informaríamos de cuales eran para que podáis adquirir esta obra indispensable en vuestras bibliotecas.

El libro ya está disponible en la Web de El Corte Inglés a la que podréis acceder pinchando aquí, pero os informo que en breve estará a la venta en La Casa del Libro, Eroski etc. y 18 Web de carácter internacional, en impresión bajo demanda y e-book ( libro electrónico).

Como aperitivo os voy a poner a continuación la introducción del libro, que con toda seguridad conseguirá que os entren unas ganas irrefrenables de continuar leyendo la obra. No os olvidéis que los Reyes Magos aún están a tiempo de traernos este interesante e indispensable libro para conocer lo que está sucediendo en este país antes llamado España.

INTRODUCCIÓN

¿Qué sucede en España? Un interrogante generalizado incumbe al futuro de millones de personas; cuanto más pasa el tiempo con la incógnita latente más empeño hay por preguntarse sobre todo aquello que ha condenado el futuro de muchos sin saber el porqué de esa provocación destructiva... ¿Qué hay detrás en lo encubierto tras las obras descaradas de aquellos que son sospechosos de no pocos hechos delictivos que coartan las libertades y los derechos de millones de ciudadanos hoy sin norte? Lo cierto es que si la pregunta se acrecienta ante el estupor del tiempo transcurrido, es que hay razones para temerse una causa vital, perentoria, e inquirir sobre tantas cuestiones oscuras.

Apesta España y, pese al tufo de la evidencia, se impone la dificultad por localizar el foco que lo provoca. Durante casi 6 años se han disfrazado los facinerosos tras excusas socio-políticas que sólo esconden la vileza de unas codicias que podrían estar, incluso, bañadas en la sangre de los inocentes. Malicias de avaros sin límites en las imposiciones del poder, arrastran a 15 millones de personas, desconocedoras de la profunda sordidez que impulsa las ambiciones de unos seres sin entrañas. Muchos huelen a pútridas componendas delictivas sin más, pero se escudan tras el juego democrático para trampear una realidad… una realidad con pretensiones de aniquilar el orden constitucional que nos rigió durante treinta años.

Cierto es, lo sospechoso se incrementa tras los interrogantes que se plantean multitudinariamente en la calle, al tiempo que los hedores de lo pútrido hieden en las más altas instancias de una sociedad ya impelida a no callar más su estupefacción, porque ni la Ley parece amparar cuando se compran los favores de sus silencios. Alguien ha de hablar para que otros no callen sus temores que tanto perjudican el mañana que nos pertenece. Sólo existe una Justicia perfecta pero no se imparte sobre la Tierra. No, la verdadera Justicia no depende de lo humano. Mucha es la imperfección de los que visten togas ejerciendo a veces incomprensibles dictámenes, pero peor imperfección es la prevaricadora, la de la manipulación consciente vendida al mejor postor político.

De eso en España huele a entraña podrida; la de la esencia de un sistema judicial al servicio de encubiertas tramas pese a lo descarado de sus manifestaciones. Se demuestra permanentemente la imperfección de la justicia terrena porque los criminales saben cómo conseguir sutilmente sus propósitos. Hoy en día la Justicia es una quimera como la verdad. No sólo el ámbito nacional padece la saturación de la mentira acostumbrada, también en el espacio mundial son evidentes las aranas de unos indeseables que manipulan al antojo para controlar una población conformista y maleable.

El escándalo de las falacias del cambio climático- puestas al descubierto tras hackearse los correos electrónicos de los mandamases de la farsa se ha silenciado en los medios de comunicación, del mismo modo vergonzante en que se comunicaban alarmismos que lucraban a los estafadores que los despertaban. Vivimos en una gran mentira llamada mundo.

Se miente mucho y los delincuentes campan por sus respetos disfrazados de honorabilidad. Ciertamente, el país, el mundo, está en un estado visceral de descomposición… pero en España huele peor porque nos toca muy de cerca; tan cercano como el porvenir que han desmoronado construyendo no se sabe qué demoníaco plan de cambio de régimen.

En mi primer libro “La afilada Navaja de Ockham Contra el abuso policial, en defensa de los derechos del ciudadano de bien”, relaté la experiencia de una detención ilegal y de cómo un postulado de razonamiento lógico, me socorrió a la hora de argumentar mi defensa contra cuatro policías corruptos. La navaja de Ockham se aplica en todas las disciplinas y viene a decir que: ante la confluencia de varias hipótesis, la más sencilla es la verdadera.

La sencillez puede ser asociada con el sentido común y, en ese común de los sentidos, ser cada uno capaz de ver la situación en España que parece abocarnos a un futuro de agrias disposiciones.

Usar el sentido común ante la evidencia criminal - como reza el subtítulo de la presente obra- es una premisa esencial para no ser confundidos por la apariencia. Desnudar de toda parafernalia la situación socio-política-económica de un país en vías de descomposición, ayudará a comprender con simplicidad las actitudes, en muchas ocasiones delictivas, que se esconden tras una honradez inexistente.

En España se puede aplicar la navaja de Ockham y uno sorprenderse de la mucha capacidad de discernimiento para saber lo que verdaderamente sucede durante estos casi seis años de totalitarismo encubierto. Detrás de cada acto radicalizado hay una intención oculta- que apunta sus orígenes a tiempo antes de los atentados del 11-M –y fácil e indignante es comprender el porqué de un tiempo de sospecha permanente, que recae en quienes han desarbolado todo orden desde que llegaron a sangre y fuego por medio de una matanza de la que se desconocen todavía a los autores intelectuales… quizá porque es evidente que no encontraron mejor lugar para esconderse que estando a la luz pública.

El sentido común es el menos común de todos los sentidos, se dice… justificado dicho en este especial tiempo de incertidumbres donde nunca estará de más aplicar la teoría de la navaja de Ockham. Así cada uno desemboque en la sencilla verdad de los engaños que se han practicado para ocultar los peores males a los que remontarnos desde Marzo de 2004. De esos orígenes nos llegan tantas adversidades, pero es hora de reflexionar, ahora que el futuro está en riesgo por no advertir en el pasado la desnuda actitud de lo malintencionado que ha presidido un tiempo de decadencia moral sin precedentes en la historia democrática que avalaba, antes, nuestra capacidad de progreso ahora perdida.

Nada se hace más evidente ante nuestros ojos que aquello que no queremos ver. La ceguera de todo un país ha sido un daño de indolencia que ha propiciado tanta criminalidad estos años. La navaja de las verdades es afilada siempre y cuando haya voluntad de verlas.

Procedamos.

En Madrid, Enero de 2010


Recibe estos artículos


Blogalaxia:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Technorati:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , agregaX:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

6 que opinaron, anímate:

Alberto on 26 de diciembre de 2010, 18:50 dijo...

Muchas gracias por la info, Caballero ZP!!.

Ya tengo un auto-regalo para reyes.


Feliz Navidad.
Saludos

aspirante on 26 de diciembre de 2010, 22:27 dijo...

Desde el 11-M todo es 11-M.
Y algún parásito que da discursos el día de Navidad debiera saber que antes o después los cogeremos, y los mandaremos a cazar osos borrachos a la Unión Soviética.

Javier Tellagorri on 27 de diciembre de 2010, 9:05 dijo...

También el libro confirma lo que los blogueros no sectarios venimos intuyendo desde entonces : que el 11_M, al igual que el 23-F, es resultado de autoría socialista.

Señor Ogro. on 28 de diciembre de 2010, 10:02 dijo...

¿Está ya en el corte ingles (al margen de la web?.

¿Quien es el autor?

Caballero ZP on 28 de diciembre de 2010, 11:24 dijo...

Señor Ogro:
Creo que está en el Corte Inglés pero con impresión bajo demanda, el autor es Ignacio F. Candela.
saludos

Eleonora on 29 de diciembre de 2010, 23:25 dijo...

Yo también me haré de un ejemplar. No me lo pierdo por nada del mundo.

;)

Ver entradas antiguas

 

Guardacostas de Galicia

Premios y galardones

Caballero ZP Copyright © 2007 / Plantilla diseñada por Blogger Template y Modificada por Caballero ZP