26 oct. 2010

Como Rubalcaba cocina las estadísticas de criminalidad ciscándose en las victimas y perjudicados


Muchas son las veces que escuchamos o vemos en los medios  de comunicación las estadísticas de criminalidad, estadísticas que curiosamente son a la baja desde que Gobiernan los socialistas, pese a que la sensación de inseguridad y de aumento de delitos es más que evidente en la población en general.

Creo por experiencia propia, que la mayoría de los ciudadanos que conservamos un poco del sentido de la realidad, tenemos claro que esas estadísticas están cocinadas. Pero lo verdaderamente escandaloso no es que estén manipuladas en sí, si no como se manipulan gran parte de ellas, manipulación que corre a cargo de las víctimas y afectados.

Ayer por la tarde tuve que acudir a comisaria a poner una denuncia, bueno en realidad a firmarla, ya que había hecho uso de la denuncia telefónica que en teoría agiliza los trámites y la espera.

Tras llegar a la comisaria con el número que me habían facilitado por teléfono, hablé con los policías del control  que me indicaron que tenía para un par de horas de espera. Les pregunté que si para denuncias telefónicas la espera era la misma, ya que solo hay  que revisar los datos y firmarla, indicándome los policías que todos los que esperaban eran por denuncias telefónicas.

Tras una hora en la sala de espera uno comienza a intimar con las demás personas, ya que comienzan a escucharse las quejas y a romperse un poco el hielo que reinaba en la estancia debido a las diferentes situaciones vividas por lo presentes.

Con el paso del tiempo  la gente estaba ya más que impaciente, debido a que el primero que debería pasar a denunciar llevaba esperando desde las 19:30 y eran ya las 22:30. La indignación porque no se recibiese a nadie fue en aumento, por lo que uno de los que esperábamos se dirigió a la puerta, y tras llamar abrió esta para preguntar por el motivo de que no recibiesen a nadie. La respuesta fue sencilla, estaban con unos detenidos y no podían atender a las víctimas de los delitos.

Como podréis imaginar las primeras críticas fueron hacia los policías, “que si estaban de cachondeo”, “que si no estaban haciendo nada”, “que si no había ningún detenido en la sala cuando abrieron la puerta”, etc., etc.

Enseguida entendí lo que sucedía, ya que también pude ver lo que había detrás de la puerta cuando se abrió. Es por ello que me apresuré a romper una lanza en favor de los policías, ya que era evidente que no eran los culpables de la esperpéntica situación que padecíamos.  Por ello animé a pedir y rellenar cada uno una hoja de reclamación, cosa que el funcionario al mando nos facilitó con gran rapidez.

Cuando este funcionario recogió las hojas de reclamaciones, observó cómo algunos de los que le entregaban la reclamación desistían de poner la denuncia y se marchaban a sus casas cansados, aburridos y decepcionados. En ese momento rompió su silencio y explico muy educadamente lo que sucedía, cuál era la causa de que se produjese semejante situación. Aunque en un momento creímos que iba a ser escueta su explicación, noté como el funcionario tenía la necesidad de hablar y evitó finalmente morderse la lengua, pese a poder tener complicaciones como confesó poco después.

El funcionario denunció que sus superiores vivían para las estadísticas presionados por sus superiores políticos, y debido a esa obsesión de los políticos por controlar las estadísticas, las victimas teníamos que compartir oficina con los detenidos y los policías que habían arrestado a estos.  ¿El resultado?, que mientras hubiese detenidos los dos policías que recogían denuncias estarían ocupados, por lo que no podrían atender a las víctimas, ya que el procedimiento obliga a tomar declaración antes a los policías y a los detenidos, los primeros por razones obvias, que puedan estar en la calle cuanto antes, los segundos por razones evidentes, por el dicho  popular de  que sale antes de comisaria el delincuente que la víctima.

El funcionario dejaba claro que la estrategia era aburrir a la gente para evitar la denuncia, de esa manera las estadísticas bajaban sustancialmente, y esa era la manera de que los mandos políticos estuviesen contentos, ya que el Ministro Rubalcaba y la Delegada del Gobierno de turno podrían seguir llenándose la boca diciéndonos como habían bajado los delitos.

Recriminado por uno de los presentes por no habernos dicho eso antes, el funcionario respondió que esa misma mañana se había llevado una bronca de sus superiores por dar explicaciones, dejando claro que en el mundo que controla Rubalcaba está prohibido hablar.

Ya sabemos cómo se maquillan las estadísticas de criminalidad, y como se hace ciscándose en las victimas para conseguir los fines políticos deseados. Establecer una oficina conjunta para víctimas y delincuentes ha sido una excelente idea de Rubalcaba, que como siempre no da puntada sin hilo.

 Para terminar, hay que recordar que a esta esperpéntica  situación hay que añadir que  2 coches  de la citada comisaria no podían salir a la calle al estar averiados, aunque mientras se  da esta situación y la policía compra recambios en los desguaces, el Gobierno regala millones de euros a otras policías extranjeras entre la que se encuentra la Palestina. Eso es lo bueno que tiene estar más de cuatro horas escuchando las conversaciones de la policía, que al final terminamos conociendo lo que esconden las cloacas de interior.


Rebélate y firma contra la subida del IVA

Recibe estos artículos


Blogalaxia:, , , , , , , Technorati:, , , , , , , agregaX:, , , , , , ,

9 que opinaron, anímate:

Carlos Fernández Ocón on 26 de octubre de 2010, 13:02 dijo...

Es curiosísimo que en vez de resolver problemas, siempre optan por enmascararlos. Que puta manía. Con el paro, los números reales (contables) de banca, los gastos, lo que sea. Podrían probar al menos qué se siente haciendo lo correcto alguna vez.

aspirante on 26 de octubre de 2010, 13:22 dijo...

Por si fuera poco todo esto que Ud. narra, nos estafan haciéndonos gastar el dinero en teléfono, para tener que esperar lo mismo que si no lo hubiésemos usado.

Candela on 26 de octubre de 2010, 14:46 dijo...

Y esa no es la única táctica. A la hora de elaborar las estadísticas de denuncias interpuestas, éstas se reagrupan por similitud y se ponen en bloques pongamos de 30 (es un ejemplo) que automaticamente en las estadísticas aparecen como una solo.

O sea, que entre las que demandas que no se interponen por aburrimiento y la posterior jibarización, la cosa queda en nada.

Señor Ogro. on 26 de octubre de 2010, 15:02 dijo...

Es increible, impresionante el desprecio que siente la Casta por el ciudadano y sus problemas.

Les importa todo 3 pitos y medio pimiento. Lo importante es la imagen, no la realidad, y si hay que pisotear a las victimas, se les pisotea. Lo hicieron con las victimas del terrorismo, como no van a hacerlo con las victimas de un robo, violacion o violencias varias.

Martha Colmenares on 26 de octubre de 2010, 16:13 dijo...

Maquillaje del bueno. Aquí en Venezuela por ejemplo, en lo que va de Chávez llevamos más de 120 mil muertes, parece que la impunidad es programa de estado.
Abrazos

iskander on 26 de octubre de 2010, 19:12 dijo...

A ver, Rubalcaba es un producto mediático, es una cosa de prensa y de sensaciones.
La criminalidad ha aumentado, por parte de los amerindios sublimemente, por zona de los islámicos mayoritariamente y por parte de los del este encarecidamente.
Por datos, siempre cortos, el 69% de los delito son de inmigrantes...¿vale ese dato?

Ciudadano en la Red on 26 de octubre de 2010, 19:35 dijo...

Conozcamos a nuestros parados, exijamos a los medios de comunicación pública que nos los muestren que para eso los pagamos. Es hora de los PARADOS EN ESPAÑA dejen de ser INVISIBLES, como si no existieran, es hora de exigir, no de suplicar, españoles y españolas.

12.603 años para conocer a los parados españoles, con un parado en televisión cada día

Venga, compatriotas, que no nos va a dar tiempo.

Radio Chapuza on 26 de octubre de 2010, 19:53 dijo...

Despues de tantos años dejando a estos políticos hacer lo que quieren, hemos dejado que se llegue a la siguiente situación:
Votos=Poder=Prebendas=Dinero= A ti y a mi que nos den...
¿Somos capaces lso ciudadanos de bien de cambiar todo esto? Creo que sí, pero depende de nosotros.

Clandestino on 26 de octubre de 2010, 21:19 dijo...

Esa "técnica" es vieja. Ya la practicaban los 'Interiores' de Felipe, soplo que el zp la extiende a los asesinos nacionalistas.

Acabará con ellos, anexionándose a ellos y cobijándolos en nuestro estado para que "gobiernen" a los 'fascistas y derecha extrema' de las asociaciones de víctimas, de autónomos y la Iglesia.

Ver entradas antiguas

 

Guardacostas de Galicia

Premios y galardones

Caballero ZP Copyright © 2007 / Plantilla diseñada por Blogger Template y Modificada por Caballero ZP